Cómo sobrevivir a la tragedia

La vida es muy efímera, un día amaneces y horas después ya no estás. El ser humano es un ser frágil, es una materia que se destruye con cierta facilidad, la carne y los huesos son elementos que tienen fecha de caducidad.


La mente, pffff, es aún más endeble, cambia de un segundo a otro, de tomar o no una decisión. El mundo de la música se ha caracterizado porque muchos de sus grandes intérpretes ya no están con nosotros, y muchos de ellos por suicidio, sobredosis o jugar a ser Dios.


Es importante decir que muchos de estos grandes artistas tuvieron vidas o sucesos que marcaron su vida de forma significativa y que nunca lograron salir. Algunas carreras terminaron en lo más alto, otras intentaron seguir pero no lo lograron, unas más siguen intentándolo y las menos han logrado sobresalir.


Bandas como Nirvana, que después del “suicidio” de Kurt Cobain, se desintegró. INXS, posterior al suicidio de Michael Hutchence, el grupo entró en decadencia. Queen, aunque aquí era imposible encontrar alguien con esa voz, con la muerte de Freddie Mercury, la banda ya no fue la misma.




Blind Melon, con la muerte Shannon Hoon por sobredosis, la banda se perdió por varios años, a la fecha siguen activos, pero no han logrado tener un éxito importante. The Doors, nunca pudo volver después de la muerte de Jim Morrison. Stone Temples Pilots, jamás volvió a ser lo mismo sin Scott Weiland y así la lista sigue, grupos que después de perder al líder o un elemento importante no pudieron seguir.



En solistas la lista también es larga. Elvis Presley, el rock dejó de tener al Rey, Whitney Houston, una de las voces femeninas más prodigiosas de la historia, Amy Winehouse, un desamor la llevó a los excesos del alcohol y otras sustancias que le hicieron perder la vida.



Chris Cornell, uno de los músicos más talentosos de nuestros tiempos, líder de Soundgarden y Audioslave, decidió ahorcarse, Chester Bennington, vocalista de Linkin Park, una de las bandas más importantes del nu-metal, también se quitó la vida. Keith Flint, vocalista The Prodigy, que después de estar en bancarrota y su divorcio, no pudo más. Es triste que aun con tanto talento sus vidas eran un espejismo para nosotros, los creíamos intocables, pero en realidad son igual que todos nosotros, frágiles y humanos al final de todo.



Los grupos que lograron salir adelante son muy pocos, ellos se reinventaron, cambiaron su sonido, se sacudieron todo y salieron al ruedo a conquistar el mundo.


Ian Curtis, vocalista de Joy Division, en 1980 se quitó la vida en el momento cumbre de la banda, justo cuando iban a salir de gira a USA. Después de este lamentable hecho, se rumora que días posteriores a la muerte de Ian, los miembros restantes hicieron New Order, un concepto diferente pero similar, y que consiguió el éxito sin su vocalista inicial.



AC/DC, cuando falleció Bon Scott, por intoxicación etílica, los hermanos Angus y Malcolm Young (que el 18 de noviembre cumplió 3 años de haber fallecido) tardaron cinco meses en regresar con un nuevo disco: Back in Black y con nuevo vocalista, Brian Johnson. La pasión por la música está por encima de todo.



Layne Staley falleció en 2002, por una sobredosis de speedball, que terminó por acabar con otra fracción de la era del grunge y con su grupo Alice in Chains. Pero tras algunos años de luto, el resto de la banda decidió volver en 2006 con William DuVall en el micrófono, recolectando considerables éxitos y ganándose el respeto del público.




Sobrevivir al éxito, nadie sabe cómo hacerlo, pero estos grupos, dejaron claro que se podía. La muerte no se le deseamos a nadie, pero es algo que nos ronda y en la música parece que más.


Nos faltan nombres y bandas, no hicimos la nota en nivel de importancia o gustos, sino por emoción.


Alterno Mx, notas con valor.

© 2017 ALTERNO MX. - DERECHOS RESERVADOS

  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon