© 2017 ALTERNO MX. - DERECHOS RESERVADOS

  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

¡Smack my bitch Up!

October 19, 2017

 

En estos días en que el feminismo viene con mucha fuerza, en esta ocasión hablaremos sobre un video de una banda emblemática dentro de la Industria de la música Industrial Rave. Hablo nada más y nada menos que del sencillo llamado “Smack My bitch up” de THE PRODIGY.

 

 

Odiado por muchos, aclamado por otros, incluyendo espectadores feministas, y censurado en la época de su lanzamiento, ha sido el video más controversial de la banda, inclusive de MTV, claro, en la época de los 90. Smack my bitch up tuvo una critica muy negativa, sobre todo por NOW (National Organizatión for Woman), que presionaba al sello discográfico de la banda Time Warner manifestando que la letra era "...un peligroso y ofensivo mensaje apoyando la violencia contra las mujeres". Sin embargo Liam Howlett, fundador de la banda, respondió a los ataques diciendo que la letra estaba siendo malinterpretada y lo que realmente significaba es  "...haciendo cualquier cosa intensamente, como estando en directo - yendo a una energía extrema y maníaca".

 

El track fue censurado en distintos medios y reproducido únicamente de madrugada, posteriormente se realizó la grabación del video. Se narra en primera persona donde el personaje consume una gran cantidad de drogas y alcohol, crea disturbios a su paso y visitando distintos antros y tugurios, consumido en un alucine manifestado por el exceso de estupefacientes ingeridos. Al final del video lleva  una prostituta a su apartamento con la cual tiene relaciones sexuales, dicha mujer lleva un tatuaje del logotipo de The Prodigy en la cintura. Al salir la mujer del cuarto se ve un reflejo en el espejo, revelando que nuestro personaje es una mujer,  exponiendo los prejuicios del espectador.

 

En una entrevista realizada por VICE a Jonas Akerlund, director del videoclip, narra cómo el fue inspirado en una noche Loca en Copenhague, en la que se recuerda a si mismo golpeado la puerta de un baño buscando a su compañero de fiesta, en la que solo encontró a un tipo cagando, como en el videoclip.

 

No sé ustedes, pero este artículo me hizo pensar que en estos días la censura es prácticamente nula, lo que anteriormente era material para taparse los ojos y oídos, hoy en día abunda en redes sociales, redundante, lo dejo al criterio del espectador. 

 

Fuente: VICE

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload