• rafajimenez0605

Rompan Todo: La polémica del rock latinoamericano.

El 15 de diciembre del año en curso Netflix incluyó dentro de su catálogo el documental, Rompan Todo: La Historia del rock latinoamericano, que ha desatado polémica entre los amantes y conocedores del género.


Nosotros nos unimos a las muchas historias, reseñas, artículos, notas, columnas que existen, sólo que lo haremos bajo nuestro estilo, experiencias vividas y conocimientos que hemos generado a lo largo de los años.


Primero lo primero, el documental no es malo, es informativo, culturiza un poco, da una noción de los inicios del rock de nuestro lado del charco y aparece David Byrne, uffff, chulada.

La verdad es que nos entretuvo, nos divertimos, nos emocionamos y nos adelantamos a varios hechos antes de que los dijeran, ya saben, para quedar con la pareja; aparecen bandas representativas y que nos gustan.


Tiene buenos datos, chistes, anécdotas e información que muchos no sabíamos o no la teníamos registrada. En general le damos un 6.5 de calificación. Lo malo, es que sentimos y pensamos que les faltó coherencia, idea y mucho, pero mucho sentido común y manejo de emociones.


El primer gran error es no incluir a Caifanes que sin lugar a dudas es la banda que mejor ejemplifica el rock nacional de finales de los 80’s, tenía la esencia de nuestro sonido, la imagen de The Cure, todo el talento y misticismo de esos grupos legendarios.


El documental es en su mayoría es argentino, ya que Charly García, Gustavo Santaolalla y Oscar López son productores y/o estuvieron muy cerca de la elaboración del documental, lo cual se ve a leguas, con la cantidad de minutos que le invierten a sus representantes musicales.

Bajo nuestra concepción el grupo argentino que rompió fronteras fue Soda Stereo, que es el símil de Caifanes. El grupo formado por Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti, sin duda es la banda que más representa el rock latinoamericano no por las raíces, sino por sonido, letras y forma de hacer la música, que era extraordinaria, impulsó al rock en español y de Latinoamérica.


Entonces, después de haber escrito esto, pensamos y afirmamos que hay una inclinación por la historia argentina. Ejemplos: Caifanes muy poco, La Barranca, ¡Qué Payasos!, Panteón Rococó, Salón Victoria, Lost Acapulco no aparecen, o sólo se les menciona por encimita.


Entendemos que hubo bandas que no tuvieron los reflectores, o una larga carrera, o varios éxitos, pero en su momento fueron importantes, sólo falta decir que Resorte ni sus luces, y fue una de las bandas que hizo que sonara el nu-metal mexicano, Radio Kaos menos, que era grunge, la Sekta Coré!, iconos del ska mexicano, tampoco fueron convocados.

Otra banda que no se le mencionó fue a Thermo, un grupo de punk o emo, hardcore, con una carrera de 24 años. Austin TV, si bien no son parte del origen, fueron una banda que tocó algo que no se había escuchado o hecho en Latinoamérica y que fue parte de varios festivales muy importantes en el mundo y que está dentro la historia como una banda innovadora; aparece Simón Mejía de Bomba Estéreo, ahí fue uno de esos momentos que no entendemos.


Azul Violeta, fue una de esas bandas que usábamos para enamorar o salir de alguna mala jugada y tampoco se les dio un lugar. Bengala ganó un Grammy en 2007...tampoco se les brindo un tiempo.


Ni que decir del rock urbano, que desde hace más de 3 décadas hacen y de forma chingona música, sólo aparece El Tri, y bien hecho, sin duda es uno de los grupos padre de este país desde hace décadas. Banda Bostik, El Haragán y CIA, Lira & Roll, Barrio Pobre, Espécimen, Tex Tex, Interpuesto, Luzbel, Sur 16, Perro Callejero, no son ni siquiera puestos en los créditos o en los agradecimientos.


Lo peor, es que aquí no acaba, Bon y los Enemigos del Silencio que son parte del origen del rock nacional, no aparecen, Cabezas de Cera, una que innovó en sonidos, tampoco están en el documental. Chikita Violenta, salieron a la par de muchas bandas estadounidenses de indie, pareciera que no los conocían. La Castañeda, no se le proporcionó un segmento considerable, estos manos son parte del metal y rock gótico de nuestros país, con 30 años de carrera.


Decibel, La Dosis, DLD, no están, como si no fueran importantes dentro de la escena. El Gran Silencio, Guillotina, Inspector, Los Estrambóticos, Kerigma, Kenny y los Eléctricos, La Gusana Ciega, que cuenta más de 25 años de carrera y no tuvieron su lugar y uno importante.


Las Ultrasónicas madres el punk mexicano y latinoamericano, no son parte del documental, Los Amantes de Lola, pfffff brillaron por su ausencia, muy mal ahí. Todos cantamos Beber de tu Sangre alguna vez.


Los Esquizitos, que desde 1994 le han pegado al rock y fuerte, tampoco cuentan con minutos dentro del documental. Real de Catorce y Ritmo Peligroso no están. Los 20 años de San Pascualito Rey se los pasaron por el arco del triunfo, Sussie 4, Telefunka y Década 2, que son parte esencial de la música Electrónica mexicana, no se les hace mención.

Pensaran, pero habla de la historia, por eso, habla de toda la historia, aunque sea por algunos minutos, hazles mención, porque son y han sido parte de todo el proceso de evolución del rock latinoamericano o de menos deja entrever que habrá una segunda parte o tercera para que se pueda disfrutar y aunar aún más en este maravilloso mundo del rock.


También nos hubiera gustado más tiempo de Los Prisioneros, o ver Lucybell dentro de esa tirada de bandas chilenas De Saloon, o a Todos Tus Muertos, Las Víctimas del Dr. Cerebro, y de menos un espacio de segundos a Manu Chao, que ha sido influencia para muchos grupos latinoamericanos y que con su música ha levantado el grito antes las injusticias mexicanas y de otros países.


Entendemos que las cosas no deben ser como nosotros queremos, pero si al menos intentar acercarse, sí son muchas bandas, y se les debieron incluir, aunque sea en menciones por escrito, hacerlas partícipes.

Después tenemos la novela de Maná, que ha sido una de las grandes polémicas, que si es rock que si no es, que no debería estar, que si, que es la banda más exitosa mexicana, etc. Nosotros tenemos dos argumentos de porque sí debe estar y porque no. Debe de estar porque fue la banda que a los “niñas y niños bien” o “fresas” permitió que voltearan a ver a Fobia, Café Tacvba, etc. Esta clasificación social es parte fundamental en la venta de discos y explotación de una marca o sonido, y esto le pasó a Maná.


No debe de estar porque si en verdad fuera rock debió estar en algún Vive Latino, han estado en festivales de esta nueva expansión musical y de géneros, creemos que no es un grupo de rock en su mera forma y es un buen pop. Cuestión de gustos, su aparición seguirá siendo tema de debate.


Nadie les quita el talento o su éxito, pero si entra en discusión el género y la forma de hacer su música y si no pones a Caifanes se hace aún más evidente este caso de Fher y compañía.

Esto se agravó más cuando Alfonso André de Caifanes, dijo para un medio: “que no aparecieron por no ser parte de los amigos de Gustavo Santaolalla”, lo que sólo le hecha más sal a la herida.


El productor argentino ha estado en el proceso del rock latinoamericano desde sus inicios y es un hecho que es una pieza fundamental, pero creemos firmemente que se usó mucho, que no se respetó la historia de otros países y sobretodo México que es piedra angular del rock en español.


Fue importante saber que, dentro de todo movimiento social, como el 68 en México, la dictadura de Pinochet, los años 70’s en Argentina y en general en Latinoamérica el rock era tan importante que lo prohibía, era tal su poder que a los gobiernos lo asustaba y este lo satanizaba para quitarle credibilidad y hacerlo menos.


El rock no es sólo un género, o conjunto de sonidos de rebeldía y libertad, es un movimiento cultural, energético, emocional, que genera conciencia, audacia, respeto y que mueve masas para un bien común, el ser felices.

El rock se baila, se siente, se grita, se entiende, se exige, revoluciona, quita ideologías que no sirven, une mundos, se usa para conquistar, para salir de un desamor y por estas razones son por las cuales creemos que al documental le faltó esos toques, ampliar el panorama, darle ese tiempo por mínimo a esas bandas que han sido parte del rock.


Si vas a contar la historia, cuéntala toda, los detalles hacen la diferencia. Aun así recomendamos que lo vean. La cultura musical nunca hace daño. El rock latinoamericano se ha ido renovando, hoy bandas con trayectoria de más de 10 años, con nuevos sonidos, el rock nunca morirá, mientras existan Porter, Hello Seahorse!, Disco Ruido, Technicolor Fabrics, Little Jesus, Camilo Séptimo y mucho más.


La lista es larguísima y sin duda el presupuesto y tiempo fueron un factor, pero estamos seguros que se podía. Las banda que aparecen, felicidades y gracias por tanta música. Viva La Maldita Vecindad, Molotov, Los Fabulosos Cadillacs y las demás bandas que aparecen, gracias por tanta música.


Larga vida al rock.

© 2017 ALTERNO MX. - DERECHOS RESERVADOS

  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon