top of page

El sonido Nü-Metal en 30 discos (Segunda Parte)

El sonido Nü-Metal en 30 discos (Segunda Parte)


Seguimos con este recuento de los mejores discos del nu-metal, en la anterior entrega repasamos algunos discos que le dieron forma e identidad a este sonido. Sin más preámbulos, pasemos con esta segunda parte.



19) Kittie, “Spit” (2000).

Originarias de London, Canadá. Kittie se formó por iniciativa de las hermanas Morgan Lander y Mercedes Lander. Quienes hasta la fecha continúan al frente de este proyecto, ya que han pasado por varias formaciones. Cuando escuché este disco por primera vez, sentí la energía y delicadeza que trasmitía esta agrupación femenina. Aunque históricamente, las mujeres en el rock siempre han sido relegadas en un segundo plano. Ellas lograron encontrar el mood adecuado para conquistar a nuevos fanáticos del metal. Es así, que el disco se va en un desenfreno en temas como la inicial, “Spit”, siguiendo esa fuerza y emotividad en “Charlotte”, la energética “Brackish; riffs pegadizos en, ¿“Do You Think I´m a Whore?”. Pasando por el tema juguetón y sugerente de “Get Off (You Can Eat a Dick)”.


18) Coal Chamber, “Coal Chamber” (1997).

Una banda que tuvo un inicio poderoso con este disco, Dez Farfara en las voces, brindándonos potencia y agresividad al momento de interpretar los temas. Y lo que siempre agradecí de este grupo, fue la ejecución del bajo de Reyna Foss, los cuales quedaron inmortalizados en su presentación en 1996 del naciente Ozzfest. Abriendo con una contundente “Loco”, para seguir estrepitosamente en “Bradley”; la combatividad de “Big Truck”. Después el himno “Sway”, finalizando un preludio en “I”; terminando en “My Frustration”.


17) Nothingface, “Violence” (2000).

Banda que siempre fue disfrutable en todos los aspectos, creó, de las más honestas en cuanto a su propuesta musical. Este disco tiene lo que todo nu-metalero necesita, poder, agresividad y riffs que nos inciten a menear la cabeza extasiados en la musicalidad de cada uno de sus cortes. “American Love”, “Bleeder”, “Make Your Own Bones” y “Hidden Hands” nos invitan a sumergirnos en la década de los años 2000.



16) Adema, “Adema” (2001).

Banda comandada (a mi parecer), por uno de los mejores vocalistas del Nü-Metal, Mark Chávez. Un disco que no tiene desperdicio, puede ser escuchado de principio a fin. Uno de los mejores de esta escena del nuevo milenio, que a sus 22 años de haber sido publicado aún tiene su propia frescura. Cortes como “Giving In”, “Everyone”, “Freaking Out” y la grandiosa “The Way You Like It”. Sin más, reproduzcan y dejen consentir sus oídos.



15) Flaw, “Through The Eyes” (2001).

Flaw también tuvo un gran vocalista, Chris Volz no se guardaba nada al momento de ejecutar las voces. También, es una banda que en algún momento declaro tener influencia de Tool; y puede ser entendido, ya que su productor de este disco fue David Botrill, quien produjo el disco “Aenema”. Sin más, se lanzaron en una vorágine de 13 temas, los cuales son disfrutables de principio a fin. Comenzando por el tema que fue seleccionada en el Soundtrack de la película el “Rey Escorpión”, de “Only The Strong”. Continuando con “Payback”, la excelente balada-metal “My Letter”, la sugerente “Whole”, donde las voces de Volz son excelsas. Y las que se pueden escuchar en dos partes, “Amendment” y “Scheme”. Sin duda, uno de los mejores discos del Nü-Metal.



14) Resorte, “Rebota (F=KX)2” (2002).

Resorte fue una de las bandas mexicanas que impacto por su sonido al momento de darse a conocer en el ambiente del rock mexicano. Posiblemente muchos le tienen gran estima al disco “Republica de Ciegos”, pero creó que con “Rebota (F=KX)2”, logran elaborar su idea musical del nu-metal, brindando uno de los mejores discos del rock mexicano. Y con la colaboración del ex Control Machete, Pato Machete, le dio a la vocalización y atmosfera, frescura a la escena del rock mexicano. Temas como “Brota”, “Alcohol”, “Ánimo”, “Nativa”, “La Estrella”, “Habla”, “Volátil” son energía pura; mientras “Tinta”, es el tema más filosófico.



13) Otep, “Sevas Tra” (2002).

Banda liderada por la vocalista Otep Shamaya, quién además de ser cantante, es dibujante y poeta. Es por ello que el arte de sus discos pasa por la mente de Shamaya, y las letras son profundas y con una carga política. El título del disco hace referencia al lema: “el arte salva”, el cual explora diferentes temáticas: el incesto, la religión y la política. Eso provoco, que en algunas estaciones de Estados Unidos fuera vetada su música. Pero eso no impidió para que Otep siguiera experimentando y creciendo musicalmente. Sin duda alguna, este disco brindo una nueva perspectiva del nu-metal; es así, que en trece temas encontramos la propia ferocidad, energía y ser contestarios en el incipiente nacimiento de un nuevo siglo. Temas cómo: “My Confession”, “Blood Pigs”, “Battle Ready” y “Fillthee”; encontramos rabia contenida. Sólo dejen cautivar sus oídos con la voz de Shamaya.



12) 40 Below Summer, “Invitation To The Dance” (2002).

Uno de los mejores discos que se produjeron al inicio de la década del 2000, que tenía buenas interpretaciones en vocales y buenos temas. Duros y rasposos para una juventud que trataba de experimentar el sonido agresivo del metal. Es uno de los discos que casi no tiene desperdicio en sus temas, desde la poderosa overtura de “We The People”, siguiendo la vorágine con “Rope”, para después pasar a lo semi lento en “Whither Away”. Con “Step Into The Sideshow”, 40 Below Summer retoma lo estruendoso y vertiginoso; “Smile Electric” es otro tema con riffs energéticos. Para concluir en “Minus One”, sin perder energía y levantando la testosterona.


11) Puya, “Fundamental” (1999)

Antes de que surgiera Ill Niño, estaba Puya. Banda que experimento con los sonidos latinos llevándolos a su perfección; de Puerto Rico, crearon una atmosfera poderosa y festiva. Pero a la vez, con un sentido contestario en sus letras, combinando dos lenguas: el español y el inglés. Pero también, dejaba ese sabor salsero de Héctor Lavoe en algunos de sus temas. Sin duda, uno de los mejores discos del nu-metal latino y de este movimiento. Temas como la inicial “Oasis”, que denotan ese poder contestatario, siguiendo con “Fake” y su mezcla de ingles y español en la ejecución de las letras y voces de Sergio Curbelo. La salsera y metalera “Fundamental” hace que sigas escuchando el disco hasta su culminación; volviendo al Flow salsero y funk de “Whatever”. Para después pasar a un hardcore punk en “Remora”; y volviendo a esa experimentación en “Solo”.





292 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page