• rafajimenez0605

De ida y vuelta con Sax

Hoy recibimos la terrible noticia de que Eulalio Cervantes Galarza alias Sax de La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, falleció por complicaciones del maldito Covid-19.


En marzo del año pasado también la pasó muy mal por temas de salud y se pendía entre la vida y la muerte, afortunadamente, logró sortear esa ocasión pero ahora, su cuerpo no pudo más.


La Maldita Vecindad fue uno de los primeros grupos que entraron a mi mundo sonoro, y tengo con ellos 2 recuerdos muy especiales que hoy escribo para honrar a Sax, miembro cofundador de la banda que explotó el rock y el ska en México.

A principios de los 90's me encontraba en la encrucijada llamada primaria - una época que no recuerdo de forma grata, si no todo lo contrario. Podría decir que no tuve una infancia muy feliz; solo quería jugar fútbol y escuchar música y esto último no me hacía muy popular con mis compañeros de salón.


Escuchaba a los Beatles y demás rock británico, mientras que mis símil de estudio escuchaban lo de moda y mucho pop que no me gustaba.

Entonces en la radio escuché a la Maldita y quedé con la mente en los cielos, era rudo, pero melódico, hacia bailar y te dejaba claro que era el sonido de ciudad, ese de barrio que conectaba conmigo, ir a escuela particular y en Satélite no era necesariamente un escenario rockero.

Entonces le pedí a mi papá que me comprara el disco de la Maldita y fue cuando tuve en mis manos El Circo, su segundo álbum de estudio., el cual es uno de los mejores discos del rock nacional y sin duda el mejor material de estudio de la Maldita Vecindad.

Todos los días escuchaba el disco, Pata de Perro, es mi canción predilecta de ellos, está en el soundtrack de mi vida.

El otro momento cumbre fue en el Vive Latino 2004, escenario rojo, pasadas de la 5:30 de la tarde, ya llevábamos varias horas bajo el sol, chelas, mota y mucha música, iba con mi primo y perdimos a sus hermanos que llevaban la bolsa cuidadora de objetos y por varias horas nos quedamos sin celular y viáticos para chelas y demás insumos que se consumen en un festival.

Los pudimos encontrar y minutos antes de que empezara a tocar la Maldita Vecindad, nos dieron nuestros objetos y nos impulsamos para llegar los más adelante posible.

Sale la Maldita al escenario, con el clásico intro de Solín, la gente se emociona, la vibra era seductora, se olía y se sentía, miles de almas unidas por un vendedor de amor.

Revienta la canción y ha sido el slam más grande que he participado; ruedas de gente corriendo, chicas dándole duro al ska, gente gritándote en la cara, y la Maldita Vecindad dando todo de sí como siempre.

Esa sería la antepenúltima vez que vería a Sax tocando su instrumento. Una pérdida irreemplazable.

Gracias por tanto.

Descansa en poder Sax.