Closer, lejos de morir


Hoy son 42 años de que se lanzó el segundo y último álbum de Joy Division: Closer, el cual marcó el cierre de una de las bandas más influyentes de la historia y que su éxito llegó décadas después y de su existencia efímera, ya que en mayo de ese mismo año, Ian Curtis se quitaba la vida, dando por terminado el sonido creado en los barrios de Manchester.


Es disco un más oscuro que de su predecesor, en el Unknown Pleasures, es más íntimo y retrata lo que pasaba por la mente de Ian, la cual estaba trastornada y agotada. El productor Martin Hannett mientras trabajaba en las sesiones de Closer continuaría su trabajo mezclando la voz de Curtis para el sencillo que no formaría parte del álbum: Love Will Tear Us Apart.


Esto en sí mismo resaltó un desarrollo más profundo en el estilo de Ian que, según la leyenda, fue el resultado de un regalo de los discos de Frank Sinatra que Tony Wilson, le había dado al nacido Macclesfield justo antes de estas sesiones.

Hannett iría aún más lejos con su trabajo depurando la voz de Ian Curtis, trabajando por separado en el estudio con el vocalista lejos de la banda. Esto trascendió la música estilísticamente, creando algo sombrío y complejo, cuyo oscuro contenido lírico fue, en retrospectiva, indicativo de lo que sucedería.


No solo las voces aprisionadas durante estas sesiones hacen de Closer una obra maestra, sino también una mayor integración de sintetizadores que crean una inquietantemente atmósfera, creada por de Bernard Sumner en pistas como Decades e Isolation.


En el bajo de Peter Hook nos conquista con temas como 24 Hours, y la poderosa e inquietante percusión de Stephen Morris en canciones como Decades y The Eternal.


Estos esfuerzos mezclados junto con el ambiente aún más oscuro de la producción de Martin Hannett, finalmente llevaron a Closer a ser elogiada como una obra maestra gótica, superando a Unknown Pleasures.

Hay un error en la producción, el accidente con una navaja de afeitar al editar el final de Isolation, suma a la belleza de este trabajo. La portada de Closer fue diseñada por Martyn Atkins y Peter Saville.


La fotografía del frente de LP fue tomada por Bernard Pierre Wolff y es una imagen de Jesús y María de la tumba de la familia Appiani en el Cimitero Monumentale di Staglieno en Génova, Italia.


La tumba es del mismo cementerio que también fue elegido para la portada de Love Will Tear Us Apart. Más tarde, Peter Hook visitó personalmente estas tumbas por primera vez en 2015, treinta y cinco años después del lanzamiento del álbum y del sencillo


En el documental de 2007 sobre Joy Division, donde Peter Saville comenta que, al enterarse del suicidio del cantante Ian Curtis, expresó su preocupación inmediata por el diseño del álbum y comentó: "¡Tenemos una tumba en la portada del álbum!"


Toda una gama de historias creó este álbum, que hoy, a sus 42 años de haberse lanzado, mantiene un sonido vigente y oscuramente delicioso.

Alterno mx, notas con pasión.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Banner-venta.gif